Fundación Caja Rioja

Si alguna singularidad ofrece la obra de este artista nacido en Vinaròs, al margen del efecto plástico que a toda obra se le supone, es la técnica con la que es ejecutada: al fresco, al buon fresco o “a la italiana”.

Ramón Espuny aprendió la técnica del fresco allí, en Italia, en el taller de Paolo Castellani (Pesaro), averiguando e investigando después cómo sujetar la obra a un soporte móvil sin apartarse del método, el mismo método que empleara Miguel Ángel en la Capilla Sixtina: arena, cal y pigmentos naturales.

A la crítica no le ha pasado desapercibida la obra de Ramón Espuny. María Francisca Olmedo de Cerdá afirma que “son obras de síntesis y de indudable interés para los aficionados al arte, pero posee, además, un atractivo especial para estudiosos y docentes”.

Gonzalo de Diego opina que “la obra de Ramón Espuny es una llamada de atención para todo artista que se precie, habida cuenta la dificultad de la técnica al fresco y el poco uso que de la misma se hace en la actualidad”.

José Garmería mantiene que “la técnica del fresco, que tuvo su auge a partir del siglo XIV y que en el XIX se abandonó, ahora Ramón Espuny la ha redescubierto como técnica factible de aplicar en el arte contemporáneo”.

La técnica conocida por pintura al fresco tiene como característica especial que los colores, pigmentos naturales diluidos en agua, se aplican sobre una base compuesta por estuco (mezcla de cal y arena) todavía húmeda. Es al secar, cuando, reaccionando la cal con el CO2 del aire, se forma una finísima capa superficial de carbonato cálcico que aglutina los colores, fijándolos con una calidad y perdurabilidad no alcanzable con las otras técnicas más convencionales.

  • Próxima exposición: Collage Gallery de Miami

    Del 2 de noviembre al 14 de diciembre de 2012

    Comisario de la exposición: sietefuegos.net

  • “Ramón Espuny en sus creaciones plásticas utiliza sus manos en una forma renovada de hacer arte, amasando arenas y cal, dando relieve a los perfiles y vida a las imágenes sin rostro. Son obras de síntesis, con una visión de hoy y casi del mañana porque a este lenguaje plástico le aseguramos futuro.

    La obra de expone Ramón Espuny, al margen del interés que tiene para los aficionados al arte, posee sin duda un atractivo especial para estudiosos y docentes”.

    María Francisca Olmedo de Cerdá. Critica de Arte.